domingo, junio 15, 2014

COLONOSCOPIA AL ESPIRITU

LAS REDES SOCIALES


A pesar de mis años en los dos siglos que ha transcurrido mi vida, mantengo siempre el interés por la tecnología  y estoy al día con todo lo último que se produce. Tengo los aparatos que la usan y opero con ellos para toda actividad. No escapa de mi gestión, el formar parte de la comunidad que comercia con el Bitcoin; [i] así como el ser parte activa de las redes sociales; el de almacenar libros o escritos en los temas que estacionalmente me interesan[ii]. Mantengo un blog personal. Presumo incluso en operar sistemas con relativa facilidad.

Esa participación por ejemplo en el Facebook, no la hago para mostrar mi figura, mi economía, mi religión, mi estatus social; lo hago para saber cómo opera y para conocer más de cerca a los demás. Mi familia en el extranjero a la que no la veo con relativa oportunidad, se expresa a mi conocimiento visual y me pone al día en lo que pasa sobre todo en las generaciones nuevas, a las que poco o ningún contacto he tenido con anterioridad.

Tengo amigos y amigas en el Facebook, a pesar de que aparezco con un nombre distinto al que uso todos los días. Así protejo mi intimidad y evito en parte que estén husmeando (como yo lo hago), lo que yo anoto o quiero que vean en el internet.

Así mis visitas al Facebook no son muy frecuentes, pero lo hago y de vez en cuando, pongo alguna foto molestando a los demás, incluyo alguna dirección web con temas que yo creo son de interés (aún que nadie las lee) y me peleo muy de vez en cuando, al ver con tristeza a algunos participantes en la red, su vehemente necesidad de alcanzar la bendición sobre natural. Santos, vírgenes y otros angelitos más, aparecen retocados en tarjetas pre fabricadas con cursis frases religiosas cortas, en donde se les da las gracias, por haber permitido que mi amigo o amiga con acceso a internet, tenga salud, riqueza y cualquier comodidad. Le agradecen a su dios, a sus mil vírgenes y a algunos santos, por la gracia de acordarse de ellos y por darles la salud que a millones la han negado, la felicidad que cientos de miles no la conocen, o el dinero que otros millones de millones de personas lo necesitan, para comprar un mendrugo de pan y no morirse de hambre.
No acabo de entender porque si se trata de un dios bueno, bendice a unos pocos, poquísimos y olvida a todos los demás! Parece que solo se acuerda de quienes tienen acceso a internet y una cuenta en Facebook!
No entiendo porqué hay miedo de no enviar por lo menos a diez amigos copia de la estampita, si el santito es bueno y sin rencor y no entiendo si la religión es del fuero interno, porque se tiene que estar haciendo propaganda o extensivo en un medio social?

Pero no solo la religión de traduce de la persona a la pagina del Facebook, se refleja creo yo, lo que está más adentro del consciente, se refleja el alma en toda su extensión. En el Facebook está lo que se quiere mostrar sobre la vida para mantener informados a amigos y familiares, para hacer nuevos amigos, para expresar el pensamiento, pero también para volcar las frustraciones, escondidas , los complejos, las necesidades, lo que se quiere ser.

En este recorrido por lo más profundo de lo que se puede ver, siento que en gran parte existe una falta absoluta de curiosidad. Se contentan repetir lo que les cuentan o con lo que ven en la televisión (la prensa no la conocen), se esconden en el “copy page”, se tranquilizan con estar al tanto del vulgar tema coyuntural. Libros que hacen pensar no los quieren leer. Lo religioso es tabú y no se puede conversar. Ellos te piden que reces una oración, sin entender un texto que seguramente lo repitan como movimiento reflejo de una lengua encargada de contar difusamente lo que les pasa a los demás.

Ver y leer a cada suscriptor del Facebook en su evolución en el tiempo, permite ver más allá de las apariencias que conocemos. En la red social podemos ver las frustraciones, anhelos, esperanzas y necesidades de cada suscriptor.

Visto desde el lado de los suscriptores pasivos, de aquellos que miran y no interactúan, la situación es tan mala como la de los subscritores de éxito (ciertos o mentirosos), según un estudio hecho por una universidad alemana, que dice  que el uso de Facebook potencia sentimientos negativos en una tercera parte de los usuarios, sobre todo la frustración y la envidia. Los investigadores lo atribuyen a que el acceso a noticias positivas y a perfiles de amigos que parecen tener una vida llena de éxito favorece la comparación social

Será por eso que dicen que: Frustración se escribe con F de Facebook?

Así es el mundo de esta red social, a la que visito con relativo desgano y de manera muy superficial. En cambio soy asiduo participante del TWITTER, en donde el frustrado soy yo! Ya tengo más de 1,600 seguidores  con miles de twitts, para cada cual debo estudiar, investigar y escribir, mientras la flaca Guerrero de la farándula de Guayaquil, tiene 830.000 seguidores. Mis piernas no son tan bonitas ya lo sé, pero……..  así de larga es mi decepción.

JORGE RODRIGUEZ TORRES
TWITTER: @economista33
Quito junio 2014

     


  







[i] Posiblemente sea el único economista o como nos dicen aquí en el Ecuador, anal-lista,  que tiene una billetera electrónica con esta criptomoneda
[ii] Por ahora estoy en el tema del dinero, la banca central, la ingeniería financiera prepotente y abusiva, el bitcoin, el oro y los demás commodities.
Publicar un comentario