sábado, julio 07, 2012

RETROCEDEMOS

Contrario a lo que dice la doctrina económica y más que ello, la propia lógica, el Ecuador a pesar de las políticas implementadas por los últimos diez gobiernos,  retrocede en el desarrollo de su aparato productivo.

Demostración de esta afirmación:

El sector primario de la economía, esto es la agricultura, la ganadería, la silvicultura, etc. que en 1.995 representaba el 13% del PIB, hasta el 2004 cae al 6%. Esa tendencia contractiva se estabiliza hasta la presente fecha, en el mismo bajísimo porcentaje del 6%, hecho evidente que contradice el criterio de que vivimos en un país agrícola.

Por el lado del sector secundario de la economía, que engloba a la industria manufacturera, también vemos esa tendencia, ya que decrece del 14% en 1.995 al 10% en el 2004. Desde ese año el peso industrial en el PIB permanece estancado en el 9%

La contracción desde 1.995 y el estancamiento visible de los dos sectores productivos desde el 2004, traduce lo siguiente:

1.       La ausencia de una planificación de las últimas décadas y el consecuente abandono de  un  patrón de desarrollo que señale los sectores que debieron ser priorizados como delanteros en esa generación del desarrollo;

2.       La presencia de la inestabilidad política con 10 gobiernos de diferente concepción de la cosa pública, desde 1.995 (gobiernos con un promedio de 1 año 8 meses en el poder);

3.       La aplicación permanente de medidas de coyuntura, sin que respondan a un visión de mediano y largo alcance;

4.       El desafuero por el poder y el dinero, en el desorden de las finanzas públicas, que hizo olvidar el desarrollo social y  económico, al anteponer la contratación pública, como labor cotidiana e indispensable del grupo de poder, agraciado en votaciones o como producto de la algazara golpista que vivió el Ecuador.

Lo que no se explica es cómo en la expansión del ciclo económico desde inicios de la década del 2.000, se paralizaron dos sectores productivos tan importantes  y que en el gobierno de la “revolución ciudadana”, se hayan convertido en las “cenicientas”, a las que poca o ninguna importancia les ha brindado la energía de un presidente, que planifica y supervigila las necesidades del país abandonado por décadas,  a las poderosas fuerzas del libre mercado.

Engatusados por el poder y por otras no tan santas prioridades,  posiblemente no se dieron cuenta de las dos caídas en el peso relativo al PIB, compensadas en cambio, con el sector de la construcción, que crece del 3% en 1.995 al 11% en el 2011 y así mismo el sector de minas, petróleo y canteras, que sube del 7% en 1995 al 15% en el 2011

PRODUCTO INTERNO BRUTO POR SECTOR


MILES usd
 %

 %

 %

 %

Período
PIB

Agricultura ganadería, caza y silvicultura

Explotación de minas y canteras

Industrias manufacturas (excluye refinación de petróleo)

Construcción










1995
20,287,670
13%
2,596,749
7%
1,338,305
14%
2,828,534
3%
689,805
1996
21,482,778
12%
2,605,576
7%
1,554,743
14%
3,027,667
4%
902,694
1997
23,714,844
12%
2,802,286
6%
1,359,534
13%
3,078,206
4%
1,028,978
1998
23,290,039
10%
2,306,504
3%
694,114
12%
2,910,600
5%
1,271,272
1999
16,895,718
10%
1,653,139
9%
1,515,433
14%
2,357,516
5%
893,529
2000
16,282,908
9%
1,465,783
13%
2,140,775
13%
2,169,792
7%
1,126,869
2001
21,270,800
8%
1,698,934
8%
1,688,169
12%
2,483,706
8%
1,662,436
2002
24,717,858
7%
1,836,346
8%
1,871,074
10%
2,593,049
8%
2,029,857
2003
28,409,459
7%
1,986,104
8%
2,410,709
10%
2,734,904
8%
2,136,745
2004
32,645,622
6%
1,989,038
12%
3,877,810
9%
2,881,168
8%
2,680,057
2005
36,942,384
6%
2,153,881
15%
5,388,669
9%
3,295,962
8%
3,099,723
2006
41,705,009
6%
2,415,554
17%
6,990,908
9%
3,697,641
9%
3,822,000
2007
45,503,563
6%
2,664,854
17%
7,556,541
9%
4,081,430
9%
4,162,006
2008
54,208,524
6%
3,076,415
18%
9,979,828
9%
5,003,983
10%
5,344,205
2009
52,021,861
6%
3,166,718
12%
6,254,229
9%
4,792,863
11%
5,498,198
2010 (p*)
57,978,116
6%
3,395,436
15%
8,679,222
9%
5,406,723
10%
5,973,023

FUENTE: BCE

NOTA: Los datos del 2011 son provisionales y constan para efectos del cálculo, en tabla independiente con dólares del 2000.

Del cuadro anterior podemos sustraer el hecho que, la contracción del aparato productivo se produce durante 10 años, desde 1995 al 2004 y desde este último año, los sectores primario y secundario de la economía, permanecen con el mismo peso relativo en el PIB. NO CRECEN, ESTAN ESTANCADOS!

A futuro, la crisis del euro y en sí mismo, la de los países que se dicen desarrollados, incidirá en el crecimiento de nosotros, por lo que desde ya se prevé un des aceleramiento del crecimiento del PIB, un acercamiento a la cima del ciclo expansivo, lo que de hecho traerá consigo una contracción de los sectores de la construcción y del petróleo.

Que le queda al gobierno entonces, si no mirar de frente a las “cenicientas” convertidas en los sectores agropecuario e industrial del país.

Un año eminentemente electoral, una polarización de fuerzas hasta violenta, una necesidad creciente de nuevos recursos, ojalá  obliguen a Correa a regresar a ver a los sectores que generan valor agregado, que generan empleo, que dan riqueza verdadera y trascendente en el tiempo a una nación.

Cinco años en que Rafael Correa ha navegado con un solo motor: la inversión y el gasto público!

Es hora, en la segunda etapa de gobierno, prender el segundo motor: la inversión privada y el ahorro nacional.

JORGE RODRIGUEZ TORRES
07 de julio de 2012
















Publicar un comentario