martes, febrero 15, 2011

EL OCASO DEL DOGMA ECONÓMISISTA

Paralelo a la crisis de los papeles basura, del destape de ese mundo tremendamente especulativo creado por una tramposa ingeniería financiera de bancos y compañias de seguros, hay otro factor que está descubriendo que la teoría económica, no tiene verdades reveladas y peor dogmas de fé.

Hasta hace pocos meses nos enseñaron que los paises dedicados a las actividades primarias (agricultura, minería, actividades estractivas), tenían un modesto papel en el mundo de la generación del producto interno de cada nación y que los sistemas “maduros, ampliamente industrializados”, estaban más cerca del termino de la riqueza y el bienestar de sus ciudadanos.

El exportador de bananas era solamente eso: una "banana republic" con presupuestos quebrados y altamente dependientes de la caridad y hasta del desprecio internacional.

Sin embargo de lo anterior, el paradigma de una correcta asignación de los factores dirigidos a la industrialización y al desarrollo tecnológico, ha olvidado que justamente ese proceso, necesita surtir su crecimiento con los recursos del sector primario y que muchas veces esas materia primas o productos en proceso, en permanente deterioro o disminución, no son parte del inventario de recursos de las naciones del mal llamado primer mundo.

Surgen así dos crisis paralelas: la financiera y de las materias primas y descubren las dos una nueva crisis: el fracaso de la teoría neo clasica. Se dice que la ortodoxia neo clásica está herida de muerte y que incluido el despertar de Keynes, no responden a la heterodoxia de nuevas realidades, que aún siendo sistémicas, no fueron observadas correctamente por los analistas o por los teóricos de la economía.

Como que el cura anglicano Thomas Malthus revive de su tumba, molesto por la burla que causó su “Ensayo sobre el principio de la Población” y hoy nos recuerda que el mundo crece en su población, en sus recursos humanos, en su inteligencia, en su tecnología, en la robótica, la informática y que ello conlleva mayores necesidades y por tanto una mayor demanda de bienes y servicios a ser repartidos.

Allí aparece justamente el hecho presente desde hace pocos años, con el surgimiento de los nuevos ricos: los paises poseedores de los recursos naturales. América del Sur a pesar de la crisis financiera internacional, emerge airosa cuando cierra el 2010 con el 6.6% según la CEPAL y proyecta seguir creciendo en su PIB en este año.

En efecto, sus cuentas externas en sus balanzas de pagos han mejorado visiblemente a pesar de la crisis no resuelta del todo y del temor a una futura guerra en las tasas de cambio. El cobre, el petróleo, productos del hierro y del acero, oro, café, cacao, banano, azucar, oleaginosas, carne y preparados, son entre otros los bienes primarios que contradicen, no se si temporalmente el “deterioro de los términos de intercambio” . En el cortísimo plazo presenciaremos en Peru, Chile y Bolivia incluso el “bum” de la explotación de los minerales “exóticos” para los teléfonos celulares, para las baterías de los carros híbridos, para la fabricación en serie de pequeñas bombas militares más mortiferas que 10 de las lanzadas en la II Guerra Mundial.

Como ejemplo, las exportaciones de la región crecieron el 21,4% en el 2010 según la propia CEPAL (más por el incremento de precios que por el aumento en su valor agregado), en envíos hechos en especial a China, a Asia en general e incluso a los propios EEUU.

Nuestra América hoy llena de flujos de dinero, sin embargo no puede basar su crecimiento en la exportación de bienes basicos, debe pasar del simple estractivismo, a la imposición de valor agregado que de velocidad al desarrollo social.

No podemos olvidar jamas la necesidad de tener primero una seguridad alimentaria, que permita excedentes exportables importantes y que la riqueza que financie nuestro desarrollo estará en aquellos productos perecibles, próximos a su agotamiento o escases a nivel internacional.

Jorge RODRIGUEZ Torres

Febrero 2011
Publicar un comentario