lunes, octubre 04, 2010

EL MEGALÓMANO Y LOS TONTOS UTILES

En la asonada del 30 de septiembre pudimos constatar, lo que la vanidad puede hacer. Allí pudimos identificar a quienes son los responsables de casi una decena de muertos y cerca de doscientos heridos, en la revuelta que usó paradójicamente a violentos policías en el Ecuador.

Concuerdo en lo que afirma el Presidente, de que atrás de la algarada policial, estaban intereses de disminuidos mentales, cínicos oportunistas que creían que podían y pueden regresar al poder, para tomar la “troncha” de la que gustosos disfrutan hoy, desesperados funcionarios que con todo desparpajo, se olvidaron del segundo eje del Programa de Gobierno sobre el Combate a la Corrupción: administrar la cosa pública, con “manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes por la Patria”.

En lo superficial, me molesta lo contradictorio que resulta ver a nuestra policía nacional, usar los mismos métodos que utilizan quienes son reprimidos por ella en huelgas, paros y más alborotos. Molesta ver a dirigentes eternos de la izquierda, defender a quienes antes les reprimían y en una sola asociación, sirven de trampolín a los acomplejados, politiqueros o anal-listas, tontos útiles de poderosos intereses económicos, que se esconden detrás de la doctrina de la libertad, palabrita repetida hasta el cansancio, con motivo del trámite de varios proyectos de ley.

Es que la acusación de tener un gobierno dispendioso e izquierdoso, no ha sido suficiente para desmoronar la aceptación que tiene Correa en las masas. Más aún, esos adjetivos han sido aprovechados con sagacidad por el mismo gobierno, para apalancar su credibilidad en los pobres del país, aquellos que ven en la revancha, un pago a sus frustraciones, a sus penas y por supuesto a sus pequeñas y hasta minúsculas expectativas.

El usar a los tontos útiles que se turnan en los medios de comunicación como anal-listas, tampoco ha dado resultado, a más del rencor expandido alrededor de quienes odian o quieren a ese monstruo que no duerme, que trabaja 20 horas al día, que se mueve en un solo día por cinco o más ciudades, que almuerza en mercados, que inaugura escuelas, hospitales, puentes y carreteras, que trata con desprecio a sus cientos y cientos de mediocres y cercanos funcionarios, muertos de hambre, que no pueden ir a la misma velocidad o efectividad de quien no acepta competencia y ni siquiera emulación. De allí incluso el obsesivo método de hacer por si solo todo, casi sin contar con su corte celestial.

Nadie ha ganado con la brutalidad! Peor aún la mayoría de ciudadanos en el Ecuador, aquellos que quieren ver paz, seguridad y honestidad. Nadie ha ganado, ni siquiera aquellos que originaron la batalla campal.

Ahhh... y los mismos tontos útiles por no decir estúpidos, a los que  me refiero, ahora discuten si fue secuestro o auto secuestro y por supuesto............. la respuesta depende de cada posición!

Jorge Rodríguez Torres

Octubre 2010
Publicar un comentario