martes, octubre 21, 2008

QUE SIGNIFICAN EL BRASIL Y EEUU PARA NUESTRA ECONOMIA

Como antecedente a la acción tomada por el gobierno ecuatoriano, respecto a la presencia de la compañía brasilera Oderbrech, es importante analizar las consecuencias de una reacción de represalia que pudiera tomar el socialista Lula, jefe del gobierno de la nación más poderosa de América del Sur.
Brasil exporta al Ecuador alrededor de US 800 millones de dólares en cada uno de los dos últimos años, mientras que nos compra la minúscula cifra de US 26 millones en el 2006 y de US 42 millones en el 2007. Eso nos da un déficit en la balanza comercial de más de US 760 millones de dólares al año.
Estados Unidos exporta al Ecuador US 2.800 millones al año, mientras que nos compra US 6.200 millones el año pasado. Esos valores nos dan un superávit comercial de más de US 3.400 millones de dólares.
Dentro de la doctrina del “realismo económico”, las solas cifras del comercio internacional, nos dan la dimensión de la poca importancia que tienen nuestras relaciones binacionales con el Brasil, país que por necesidad geopolítica tiene importantes proyectos para extender su poder y quien a todas luces, pretende tomar la antorcha imperial.
Considerando el “realismo político” sin considerar asuntos relativos a la soberanía, para nosotros es vital encontrar socios complementarios en nuestras economías y no competitivos.
Brasil es productor en gran escala de los mismos productos de nuestra exportación. Es el mayor productor de café, de cacao, azúcar, entre otros productos y hay que recordar que obtuvo desde hace dos años, un récord en las exportaciones de agricultura y ganadería, al obtener un superávit comercial de US 41.994 millones de dólares en ese sector en un periodo de doce meses en el 2006 y casi duplica ese valor el año pasado, ante el repunte de los precios de las materias primas y productos provenientes del sector primario.
Con esos datos… hay que dejar que siga roncando la acometedora diplomacia brasilera, quien en tono colérico y hasta prepotente declaró que se suspenderán los programas de “ayuda e inversión en el Ecuador” (¿????)
Qué pena que el gobierno de Correa, en el caso de PETROBRAS, la única minúscula inversión (¿) brasilera, solo tenga la preocupación por la demora en la migración al modelo de Prestación de Servicios, desconociendo que el Contrato del Bloque 18 (Campo Palo Azul), de acuerdo con la Constitución y la Ley de Hidrocarburos, no puede ser RENEGOCIADO, al existir un proceso de caducidad iniciado por el propio gobierno, por similares causales que las aplicadas a la Occidental.
Qué pena que la acción en contra de la transnacional Oderbrech, no se extienda a los distintos funcionarios de éste y de anteriores gobiernos, que traficaron con los contratos, adendums, premios y otras canonjías que con inmenso amor y alegría, se dieron a manos llenas, a quienes desde hace muchos años, se acostumbraron al mal oliente negocio del cambio de términos a la mitad de los procesos pre contractuales. O si no, pregunten a las otras empresas brasileras que calladitas siguen lucrando en el Ecuador.
Ese es nuestro lindo País, que ni con la “revolución ciudadana”, cambia su perniciosa actitud.

Jorge Rodriguez-Torres
21 de octubre de 2008
Publicar un comentario