sábado, marzo 22, 2008

Los eunucos del Siglo XXI

Da pena encontrar a dos o tres ideólogos con extensos conocimientos en el modelo que plantea el Gobierno de Rafael Correa y cientos de funcionarios de una mediocridad que hace pensar, en el fracaso de esas indispensables políticas, por falta de operadores en el mediano nivel.
Como que el propio Correa quema a quienes brillan con luz propia y se ufana nombrando a gente sin las cualidades para determinados cargos, en donde parece que goza, por la afrenta que hace a quienes deben soportar la vulgaridad.
Da pena también encontrar a una elite con acceso a los medios de comunicación, ya sean editorialistas, columnistas, dirigentes gremiales, empresarios, que por odios o resentimientos han perdido la razón.
Todos contra todos, aun en momentos difíciles como aquel de la “guerra de la cuarta generación”, en donde se bombardeó a un campamento de la narco guerrilla colombiana dentro del territorio nacional.
Dos bandos que se enfrentan a diario. Correos electrónicos por cientos desacreditan los unos a los otros. Se acusan y usan como arma, la desagradable figura de Chávez, haciéndonos regresar a los miedos de los años 60, cuando en cacería de brujas se perseguía hasta con la muerte, a quienes se llamaban de izquierda. El “cuco” del comunismo ha revivido con fuerza y asusta a quienes por falta de testosterona, creen que pronto perderán sus ancestrales privilegios.
El Ecuador entero sufre un excesivo “estrés”. No hay grises. Lo blanco y lo negro nos divide y nos fragmenta. La “sin razón” es la media que nos ubica a favor o en contra de un gobierno, que mal o bien ganó para imprimir cambios y que hoy se ve impedido de hacerlos, por su propia mediocridad, o por la tenaz oposición de elites castradas, oscurantistas, prepotentes, mediocres también.
Imágenes y paradigmas han caído en el transcurso del tiempo. Doctrinas de planificación central, modelos de crecimiento hacia adentro, estrategias de apertura indiscriminada, han ido cediendo paso al pensamiento renovador que busca siempre, la redención de un mundo de necesidades, lastimosamente no tanto espirituales, sino mas bien materiales, tangibles, de urgente solución. Pero ni ese paso siquiera, se permite avance por fobia específicamente a la figura de Correa, que de hecho causa mucho escozor. Falta sin duda, profundidad en el análisis y es una pena que todos los días debamos asistir a una tediosa letanía preparada por sacristanes y monaguillos nacionales, que solo saben repetir, lo que superficialmente han leído (pocos) o han escuchado (muchos), sobre la economía de mercado, la globalización, las privatizaciones, sin darse cuenta que una vez más, estamos desperdiciando la posibilidad de romper las cadenas, con aquellos grupos económicos que hasta ayer (algunos hasta ahora), estaban acostumbrados a manejar nuestra conciencia, nuestro dinero, nuestras decisiones, nuestro manoseado país.
Así, aquí en la mitad del mundo, bajo este sol canicular, hay muchos líderes de opinión que aferrados al pasado, les hacen el juego o les lamen los pies a esos grupos económicos, se asustan de la modernidad, otros que creyéndose infalibles pretenden imponer su rencor, sacerdotes del pensamiento económico, teóricos, casi siempre desocupados, nunca capaces de hacer por si mismos un dólar, pero capaces de fabricar imágenes, que a la corta o a la larga son reemplazadas por otras figuras, a quienes las mayorías les gusta adorar.

Así entre ortodoxos y heterodoxos, entre sacerdotes y herejes, entre dogmas y dogmáticos vamos pasando los días, los meses, sin que las inquietudes o necesidades de un pueblo que clama justicia social, tenga una clara posibilidad de alguna viabilidad.

Mi Maestro Galo Flor Pinto, decía en la Muerte de Isis: "La LIBERTAD y la TOLERANCIA siguen siendo sólo palabras. El uso de la RAZON y la libertad de conciencia siguen siendo herejías. Prometeo, el mitológico símbolo de la redención humana sigue encadenado"

Quito DM. 22 de marzo de 2008
Publicar un comentario