miércoles, septiembre 13, 2006

NOS ANTICIPAMOS E INFLUIMOS





PETROLEO: CONTRATOS A PERPETUIDAD?


De la relativa abundancia a la inmanente escasez

El petróleo se acaba dicen unos pocos entendidos. La mayoría califica exagerada esa postura que lleva a la preocupación a los que saben.

Cambios en el clima arrasan regiones en diferentes continentes. El agujero de la capa de ozono cerca de Chile, tiene el inmenso tamaño de Europa. Blanqueos de capitales a regiones del tercer mundo superan los 350 billones al año. Estados Unidos requiere 25 millones de barriles diarios de petróleo y sólo produce 5.

Estos y otros axiomas han despertado al capital especulativo, a los estados deficitarios de petróleo y a las delirantes y soberbias transnacionales.

Esta realidad evidente, hizo que Bush, empresario vinculado al sector petrolero, conforme el 29 de enero de 2001, un comité especialísimo denominado “NATIONAL ENERGY POLICY DEVELOPMENT GROUP, NEPDG” para diagramar varios escenarios energéticos. Este equipo de gente entendida en la materia, ha emitido informes secretos al Presidente, los mismos que se afirma, no han sido divulgados, ni siquiera a su propio Congreso.

Fin del Mundo Unipolar

Se especula que los informes de ese Comité, apodado “Cheney Energy Task Force”, combinan temas entre la energía y la política de seguridad nacional; anotan el dramático desplome en los descubrimientos de nuevos campos petrolíferos; el agotamiento de las principales áreas de producción; la creciente brecha entre la oferta y la demanda; la repentina inclusión de nuevos actores de demanda como la China y la India y como consecuencia, la inminente caída del poderío norteamericano con el igual colapso de su economía, si ese gobierno no actúa enfrentando de inmediato la evidencia, que contrasta con el facilismo vigente desde hace 20 años, que nos contó la fábula de que pronto se descubriría una fuente alternativa de energía y que por tanto, había que atropelladamente aprovechar de todas las reservas existentes.

“Es preciso el uso de la fuerza para asegurar el control de las ya escasas reservas y los suministros, como una de las medidas para salvar la crisis que se evidencia”, dicen en otro informe, en donde se establece que la inacción llevará a los Estados Unidos a un escenario con las siguientes características:

* Precio del barril de petróleo que excederá los $ 150
* Precios de la gasolina de $ 5 el gallón o superiores.
* Una subida del índice de precios al consumidor de más de un 12%.
* Una larga recesión.* Una bajada de más de un 25% en el índice de bolsa Standard & Poor
* Una crisis con China sobre Taiwán.
* Una tensión creciente con Arabia Saudita sobre la política de EE.UU. hacia Israel.

Cuadro 1
FUENTE: http://www.crisisenergetica.org/


La necedad o torpeza de las transnacionales evidenciada ahora, con el exceso de explotación, concluyó en el mantenimiento artificial de los precios del barril de petróleo por debajo a su valor real, valores que hoy se encuentran en escalada alcista, al advertir recién, la “secreta estrategia” de Bush y Cheney (socio importante de Halliburton, la empresa de equipamiento petrolero más grande del mundo), la misma que plantea escenarios para mantener su hegemonía, usando este elemento que se convierte en escaso y que es indispensable para su propia supervivencia y desarrollo nacional.

Cuadro 2
FUENTE: http://www.crisisenergetica.org/


El estudio, afirman, habla de cómo los nuevos precios del oro negro, deben venir de la mano de ciertas acciones que merecen respuestas inmediatas, de tal forma que permitan mantener y hasta aumentar su poder estratégico en las decisiones mundiales. Como mantener al Dólar como moneda base de las balanzas de pago de otros países desarrollados; cómo lograr que los precios de la energía lleven consigo al Dólar como moneda correlativa de tipo de cambio; como captar los gigantescos flujos de dinero que generarán los nuevos precios del petróleo; cómo hacer para que la inflación no sucumba ante el incremento de los derivados del petróleo; como financiar al descubrimiento de energías alternativas; cómo aprovechar de los excedentes de capital en un mercado de valores hoy hecho burbuja, al que hay que mantener; como custodiar hasta el último, el control sobre las fuentes de energía, cuyos propietarios, ante la evidencia, puedan restringir su producción.

El tiempo se acaba y con ello un ciclo en los últimos cien años, para dar forma a nuevas estrategias, en donde los costos de producción se verán enfrentados a nuevos precios de la energía que antes, nadie podía imaginar.

El nuevo escenario usa además a los precios altos, como instrumento de exacción de los recursos de otros, a favor de quienes tiene el control del sector energético. La más pura acumulación del capital!


Con esa realidad que hacen nuestros vecinos

Mientras en el Ecuador nos pasamos observando la vergonzosa lucha de los grupos económicos por asaltar la hegemonía del sector estatal energético, llámese Ministerio de Energía o Petroecuador, nuestros vecinos más inteligentes y hasta más honestos, Venezuela, Bolivia y Colombia, se han adelantado a tomar nuevas políticas, en un escenario que requiere ser partícipes del incremento sostenido de precios del petróleo, de futura escasez, de cambio en las formas de contratación.

VENEZUELA: Rafael Ramírez Ministro de Energía y Petróleo ha comunicado a las transnacionales que aumentará del 34 al 50% el impuesto a la renta. Adicionalmente Chávez ha anunciado que estarán obligando a las operadoras a asociarse en empresas mixtas, en las que el estado venezolano tendrá la mayoría accionaria.

BOLIVIA: El Senado aprobó hace pocos días el proyecto de Ley de Hidrocarburos que grava con un impuesto del 32% “no acreditable” a las petroleras y mantiene el 18% como regalías para ese sector.
COLOMBIA: Uribe anunció que los nuevos contratos petroleros que se firmen incluirán una cláusula de “favorabilidad”, mediante la cual el último mejor contrato que se firme, obligará a todas las compañías petroleras que ya estén trabajando en el país, a cambiar sus textos en base a esas nuevas condiciones que se den en función de una mejor distribución por los precios altos del petróleo.

ECUADOR: Bien gracias! Salvo el aullido de oficiosos abogados que anotan el sacrilegio de querer, aunque atrasados, revisar leoninos contratos.


Cuanto aportan al Ecuador las transnacionales petroleras

En los siguientes cuadros observaremos los valores declarados al SRI por concepto de Impuesto a la Renta, por unas pocas petroleras domiciliadas en el país. La mayor parte de ellas y que no constan en el presente detalle, alegres y despreocupadas declaran que no tiene ingresos o que tienen pérdidas.


Llama la atención el que no encontramos en estos listados, una gran cantidad de empresas dedicadas a la explotación o servicios petroleros y más aún, los valores aportados, en muchos casos, son menores a los que pagan individualmente muchos profesionales sin relación de dependencia.

Aparentemente hay una burla o por lo menos elusión tributaria en algunas empresas, lo que debe hacernos pensar en una forma más práctica y certera, para recaudar lo que le corresponde al Estado.


Una propuesta diferente

Cuando el Ecuador vive hoy con más evidencia, las demandas y necesidades insatisfechas, a consecuencia directa de su crisis ética y enfrenta además una evidente distorsión en la asignación de recursos que se hace patente, por ejemplo, en la grosera distribución de los ingresos por la producción del crudo, se hace imprescindible fijar una política ética en lo económico y ética en lo social.

El estrangulamiento a la producción estatal de petróleo y la entrega libertina de los recursos nacionales a terceros (ver cuadro 3), bajo diversas formas de contratos, requieren de una seria y urgente definición por parte del Gobierno actual.

Cuadro Nº 3
FUENTE: Banco Central del Ecuador

Lo más dramático de las cifras anteriores se evidencia cuando entre todas las compañías privadas, incluida la Occidental Exploration and Production Compay “OXI”, con una producción de 350 mil barriles diarios, pagaron entre Impuesto a la Renta y Regalías en el 2004 la cantidad de US 340 millones de dólares al Estado, mientras que PETROECUADOR con una producción de 200 mil barriles por día, contribuyó con US 2.115 millones en el mismo año por exportaciones y venta de derivados.

La tendencia internacional de los precios del petróleo (West Texas Intermediate WTI) visible en el siguiente Cuadro 4, más la absurda composición de la participación del Estado en los contratos (promedio del 18%), obligan a replantear esa contribución con las compañías privadas.


Cuadro Nº 4
Fuente: Banco Central del Ecuador
NOTA: Se calcula que el precio del barril de petróleo subirá aún más el próximo año.

La propuesta tiende a buscar un equilibrio en los contratos, que sin lesionar los intereses de los inversionistas internacionales, hagan que el reparto sea equitativo en este nuevo escenario.

El Ecuador debe imponer una variación a todos los contratos vigentes, en el que se especifique que el Estado será beneficiario del excedente completo de los precios del petróleo crudo que sobrepasen los US 35 dólares y a la vez garantizará “precios de sustentación”, en el caso de que esos precios finales disminuyan de US 12 el barril.

El 100% del valor sobre los US 35 dólares para el Estado, debe ser la señal que nos coloque con una fórmula que reparta los ingresos de nuestro petróleo de la siguiente manera:

Precios <> a US 35,01: Le corresponde el 100% al Estado

Con esta fórmula el Ecuador, por ejemplo, puede recomprar su deuda externa con la banca privada (Bonos Global) en solo dos años. Dos mil quinientos millones de dólares anuales de ingresos podría tener como mínimo, para ese efecto y ello significaría que en el Presupuesto General del estado liberaríamos mil trescientos millones de dólares anuales del servicio de esa deuda, para poder dedicarla a la inversión social: salud y educación fundamentalmente.

Con solo calcular la conservadora cifra de US 20 dólares por barril netos para el Estado, en el caso de que el petróleo se venda a US 55, multiplicados por los 350 mil barriles diarios de producción privada, nos da como resultado DOS MILQUINIENTOS MILLONES DE DOLARES ANUALES DE INGRESOS ADICIONALES PARA EL ECUADOR.

Absurdo! Una locura! Así puede parecer a los que viven atormentados y sin darse cuenta, con sus complejos de inferioridad. Una locura también, para los que viven de oficiosos recaderos del capital internacional.

En el 2003 con un precio promedio de US 25,66 dólares por barril, las petroleras privadas en el Ecuador declararon muy generosas, UTILIDADES por US 290 millones de dólares. ¿Imaginemos la cifra correlativa a un precio de US 55 por barril?

De los datos parciales sobre el mismo tema, aparece que sólo la OXI en el 2004, declaró como utilidad gravable para el Impuesto a la Renta US 246 millones, con un valor promedio en el ejercicio de US 30,13 dólares por barril exportado, lo que demuestra la inmensa “elasticidad de los ingresos” a una simple variación de los precios.

Estos datos argumentan en contra del deseo del gobierno de querer solo una proporcionalidad en los contratos. Ya escuchamos al Presiente Palacio hablar de un 50%, sin considerar que la extracción petrolera tiene costos fijos relativamente bajos y que precios por sobre los acostumbrados, dejan tasas internas de retorno de escandalosos rendimientos.

La premisa para dejar a un lado a la proporcionalidad manifiesta, esta dada en que los precios fácilmente se irán por sobre los US 80 en el transcurso de los siguientes meses. Así aparece en estudios proporcionados por las grandes empresas dedicadas a esta actividad.

En los próximos días conoceremos oficialmente cual es el planteamiento gubernamental y con toda seguridad, se harán translúcidas las intenciones de las cuatro partes involucradas en su decisión:
1. Las propias empresas petroleras;
2. Sus abogados ecuatorianos externos que se sabe quienes son, pero que nunca aparecen;
3. Los oficiosos abogados que nos son sus abogados, pero que quieren serlo y;
4. El mismísimo Gobierno.

Duele escuchar a ecuatorianos decir que las matrices de las petroleras pondrán el “grito en el cielo”, cuando se enteren de las oscuras intenciones del Gobierno.

Por el contrario, con toda seguridad, los principales ejecutivos de las empresas transnacionales, se sonreirán ante la lentitud, estupidez o negligencia de nuestros dirigentes políticos, que vacilan incluso para aplicar la ley, ante la evidente violación contractual de una de ellas.



Jorge Rodriguez Torres
Economista
Quito DM. Septiembre de 2005
Publicar un comentario